Día 37 Segundo día en Cadaqués


Pues quién lo diría, para entrar a la casa museo de Dalí, es necesario hacer una cita (o unirse a un grupo a determinada hora, que es lo mismo), y resulta que el día de hoy, el cupo ya esta completamente lleno. Así que decidimos hacer una para el día de mañana, temprano, para así salir de Cadaqués después de la visita. A mi me encanta la idea pues así podemos recorrer tranquilamente el pueblo sin preocuparnos por la hora.

Lo que hicimos hoy fue: pasar un buen rato sentados en una pequeña playa que se encuentra justo en medio del pueblo, yo me metí a nadar un rato pues el clima era perfecto, compramos unas cervezas e ilegalmente las consumimos en la playa.
Después fuimos a un restaurante a comer Kebabs, la comida mas barata que puedes encontrar.
Recorrimos gran parte de la zona entre Port Ligat y Cadaqués, y justo al final, donde según el mapa veríamos la casa de Dalí justo en frente de nosotros.
El camino nos llevó hasta un área residencial, y justo antes de tener esa maravillosa vista, por equivocación nos metimos a un área privada perteneciente a una de las residencias. Una alarma empezó a sonar intensamente. Al principio no sabíamos que nosotros la habíamos activado, así que estuvimos un buen rato viendo la casa de Dalí a lo lejos, sin preocuparnos por la alarma. Fue hasta después que entendimos la situación y salimos en nuestras bicicletas rápidamente de esa zona. La alarma no paró, la escuchábamos a lo lejos y pensábamos en lo poco habitual que debe ser para la gente que habita aquí, el preocuparse por la invasión de zonas privadas.

Después aproveche para darme un último chapuzón en otra de las playas. El agua estaba un poco fría, pero no lo suficiente para hacerme salir en un buen rato.

Una vez más, como lo dije ayer, Cadaqués es hermoso..


Pues quién lo diría, para entrar a la casa museo de Dalí, es necesario hacer una cita (o unirse a un grupo a determinada hora, que es lo mismo), y resulta que el día de hoy, el cupo ya esta completamente lleno. Así que decidimos hacer una para el día de mañana, temprano, para así salir de Cadaqués después de la visita. A mi me encanta la idea pues así podemos recorrer tranquilamente el pueblo sin preocuparnos por la hora.

Lo que hicimos hoy fue: pasar un buen rato sentados en una pequeña playa que se encuentra justo en medio del pueblo, yo me metí a nadar un rato pues el clima era perfecto, compramos unas cervezas e ilegalmente las consumimos en la playa.
Después fuimos a un restaurante a comer Kebabs, la comida mas barata que puedes encontrar.
Recorrimos gran parte de la zona entre Port Ligat y Cadaqués, y justo al final, donde según el mapa veríamos la casa de Dalí justo en frente de nosotros.
El camino nos llevó hasta un área residencial, y justo antes de tener esa maravillosa vista, por equivocación nos metimos a un área privada perteneciente a una de las residencias. Una alarma empezó a sonar intensamente. Al principio no sabíamos que nosotros la habíamos activado, así que estuvimos un buen rato viendo la casa de Dalí a lo lejos, sin preocuparnos por la alarma. Fue hasta después que entendimos la situación y salimos en nuestras bicicletas rápidamente de esa zona. La alarma no paró, la escuchábamos a lo lejos y pensábamos en lo poco habitual que debe ser para la gente que habita aquí, el preocuparse por la invasión de zonas privadas.

Después aproveche para darme un último chapuzón en otra de las playas. El agua estaba un poco fría, pero no lo suficiente para hacerme salir en un buen rato.

Una vez más, como lo dije ayer, Cadaqués es hermoso..

Facebook Comments