Vuelos en Parapente en Valle de Bravo, nuestra experiencia con fotos y video

El pronostico del tiempo era malo, lluvias y mas lluvias durante los tres días que pasaríamos en Valle. Afortunadamente el pronostico nunca había sido tan errado y en nuestro segundo día, el sol salió resplandeciente para calentar el ambiente y crear buen viento para nuestro vuelo.

Cuando se llega al lago, varias personas te abordan invitando a realizar diferentes actividades, entre ellas, la mas popular, es el vuelo en parapente. Nosotros vimos todas las opciones disponibles y escogimos la mejor gracias a Ana pues ¡yo ya me quería casar con el primero que me invitaba a volar! Así, pasamos del mas económico al mas caro. A mi me daba igual y a todos les veía ventajas, pero Ana arreglo un paquete que incluía paseo en bote por el lago, así que nos salió muy económico, quedando el vuelo en $1,150 pesos por persona.

En cuestión de seguridad, nos comento el encargado del hotel que todos cuentan con certificación oficial para volar acompañados y que es muy seguro, que sí ha habido accidentes pero que les ocurren a personas que ya saben volar, que traen su parapente y al no conocer bien todas las areas de Valle, a veces les va mal, pero que no recuerda algún accidente que le haya pasado a algún turista que vuele como acompañante.

El recorrido inicia en la laguna, donde te subes a una camioneta y te llevan por carretera atrás del cerro, ahí inicia una larga y accidentada vereda que culmina en la cima.

Después de una breve explicación sobre el despegue, que ni es tan breve ni tan explicativa, rezas por que no se te olvide ninguno de los pasos que se te acaban de dar y te preparas física, emocional, sicológica y espiritualmente para dejar tierra firme. Pero el miedo siempre esta presente.

-“¡Corre hacia atrás!, ¡ahora hacia adelante!”- ¿A donde? ¿A donde esta el precipicio? Ni que estuviera looooccooooooo!!! y después… woooowww…. woooowww…. WWhhhooooooaaaaaaa!!!!! que experiencia..

A lo lejos veo a Ana balanceandose suavemente entre el viento, tomando altura. -¡Bienvenido a mi oficina!- me dice el piloto mientras me doy cuenta que no es un sueño y respondo “¡Que hermosa oficina tienes! ¿Donde esta el baño?” No se porque pero me pareció gracioso pensar en la posibilidad de que en algún momento alguien se haya orinado (o peor) mientras volaba sobre las calles del pueblo.

Al poco tiempo después, vi como Ana aterrizaba sobre lo que desde las alturas parece ser un diminuto punto verde.

Después de un par de minutos el punto verde se había convertido en una gran llanura ideal para que el mas novato piloto aterrice sin problemas.

 

¡A continuación, Ana y yo volando en parapente!


Aquí te presento lo que pienso de Valle de Bravo y lo que aprendí:

  1. Lo mejor para hacer en Valle de Bravo es volar en parapente.
  2. El lago de Valle de Bravo es artificial, antes era un Valle.
  3. No hay problemas de seguridad como tanto se cansan de decir en la television.
  4. Quiero comprar un parapente.
  5. Otra excelente opción para pasar un fin de semana
  6. Como muchos otros lugares, Valle de Bravo se encuentra a 3 horas de Querétaro.